La esclavitud de las construcciones. Patologías alimentarias

En los tiempos que corren ya no se habla del hombre como “Mente” y “Cuerpo”, sino de “Ser Humano”, de “Persona”. La mente es sólo una parte de mí, al igual que lo es el cuerpo, las conductas, las emociones, los pensamientos… son parte de mi, pero yo no soy cada una de ellas en particular, sino la totalidad que surge de su integración. Cuando estoy triste, probablemente me sienta sin energías, bajoneado y tenga pensamientos desalentadores y de desesperanza. Por otro lado si me siento feliz, probablemente sienta mi cuerpo lleno de energías y experimente pensamientos de motivación y posibilidades.

Al aclarar la imposibilidad de separar mente y cuerpo, y saber que cada persona tiene una representación mental de su cuerpo (Imagen Corpal). El estado de ánimo, las emociones, los pensamientos y las experiencias interaccionan con esa Imagen corporal. En la actualidad es habitual encontrar, principalmente a mujeres, que manifiestan frustración con su cuerpo, rechazo y hasta el otro extremo de ni siquiera registrarlo como una parte de ellas, que tiene voz y se expresa.

El deseo de un cuerpo ideal (“irreal”) genera la fantasía de buscar una metamorfosis corporal, como si fuera una transformación de recortar partes y por arte de magia aparezcan otras. La búsqueda de ese cuerpo perfecto lleva a muchas personas a comer mal y hasta incluso no comer, no tomando consciencia de la importancia y necesidad de la nutrición del organismo para poder para vivir.

Bajo qué costo persiguen el ideal colectivo, lo bello y perfecto a los ojos de una construcción social.  Así surgen una serie de patologías de la conducta alimentaria: miedo a engordar, restricción de la cantidad y la variedad de alimentos, restricción que implica placeres no saciados, deseos prohibidos que no dejan de irrumpir en los pensamientos. Arrebatos incontrolables por calmarlos que desencadenan nuevos métodos compensatorios.

La culpa es el combustible que alimenta este circuito, culpa por no tener el cuerpo ideal, culpa por no poder controlar las ingestas, culpa por realizar desbarajustes, culpa por no conseguir la perfección inexistente,  culpa que lleva a castigos autoinfringidos y más culpa …

Se convierten en portadores de un cuerpo castigado, maltratado, inaceptado. Las personas con estas patologías se creen merecedoras de castigos, castigos ¿por qué?… Por sentir placer? Por disfrutar de un alimento que les gusta? La certeza en creencias como: “Engordar es lo peor que me puede pasar en la vida”, “Si soy flaca conseguiré novio”, “A las delgadas les va bien en todo”, “Las gordas no son parte del grupo”, “Si como un dulce no podré parar más”… las mantiene en la enfermedad y en la imposibilidad de ver sus opciones.

Comer genera placer, justamente porque es imprescindible  para la subsistencia del ser humano. Lo difícil es encontrar una relación equilibrada con la comida, ni prohibirse alimentos y no comer, ni comer abusivamente, es decir “vivir para comer”. En el límite fino entre un extremo y el otro se encuentra el sentimiento de aceptación personal, la aceptación del cuerpo, una autoestima fuerte, compromiso, flexibilidad, tolerancia a la frustración, el establecimiento de objetivos posibles y la libertad de elegir.

Cuando me revelo a la compulsión, avalo al opresor, porque lo reconozco como presente. Una actitud compulsiva tiene dos puntas: por un lado el comportamiento compulsivo; y por el otro, la adicción al anticomportamiento. En ambos casos (extremos) no elijo. Por ejemplo: “soy adicta a las tortas”, si veo una torta y comienzo a comer no paro hasta terminarla. Si supero mi adicción y me vuelvo una “antitortas”, es decir no como nunca más ni un bocado de ninguna torta, estaría reforzando el otro extremo de la adicción, en lugar de instalar la elección de cuando sí y cuando no, un pedazo de torta.

A diferencia de otro tipo de adicciones, con la comida no podemos generar un estado de abstinencia, por ello la necesidad de una relación equilibrada, sana y sobre todo de libertad.

Desde Me Salud proponemos un abordaje integral de patologías de la conducta alimentaria y trastornos crónicos como la obesidad.

Nuestro objetivo es ayudar a nuestros consultantes a encontrar sus recursos e implementarlos en el logro de ser su mejor versión.

https://mesalud.net/

https://www.facebook.com/MeInvestigacionPsicologica/

https://florenciaquiroz.wordpress.com/

https://www.facebook.com/Nutricionista-Florencia-Quiroz-369231740143087/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s